Gestión de la efectividad del Pronóstico y diagnóstico en un programa de monitoreo de condición

Gestión de la efectividad del pronóstico y diagnóstico en un programa de monitoreo de condición

La adquisición y monitoreo de datos tienen como propósito último la identificación de acciones de mantenimiento apropiadas para la condición actual del activo.

Algunas de las acciones derivadas de un análisis de los datos son:

  • Identificar de procesos de deterioro incipientes (fallos funcionales)
  • Determinar condiciones que superan alguna tolerancia previamente definida por los especialistas de la planta o con referencia a algún estándar internacional.
  • Determinar cuál es el modo de fallo que está en proceso y cuál es el nivel de severidad del problema.
  • Estimar cuándo se llegará a la condición de alarma (Pronóstico)
  • Sugerir algunas acciones remediales o de control para el tratamiento del presente modo de fallo.
    Las posibilidades de fallar a esta misión, se dan fundamentalmente en dos escenarios:
  • No se detectan modos de fallo que realmente están ocurriendo (llamaremos a esto: no detección)
    Se detectan erróneamente aparentes fallos, y se coordinan innecesarias acciones de mantenimiento (llamaremos a esta situación falsa alarma)

    Parece ser muy evidente que las no detecciones representan un riesgo importante de pérdidas.  No detectar tempranamente un fallo potencial, lleva a la organización a exponer a los activos a sufrimiento innecesario, o no poder prever la logística de una reparación con el tiempo suficiente, o de plano a que ocurran fallos catastróficos con un alto precio para toda la organización.

    Sin embargo, con frecuencia el gestor de mantenimiento no es lo suficientemente sensible al riesgo de la FALSA ALARMA. Hay que decir que falsas alarmas pueden producir tantas pérdidas como las no detecciones (e inclusive más). Esto es fácil de ver cuando se entiende que una falsa alarma, implica intervenir un equipo, que no debió ser intervenido, o ejecutar sobre él alguna acción que no colabore a mejorar su condición.  En cualquier caso es una pérdida (indisponibilidad del equipo, mal aprovechamiento del recurso humano, cambio inadecuado de partes de refacción con vida aprovechable, inducción de modos de fallo debidos a error humano, etc.)

    Un programa de Mantenimiento Basado en Condición debe contar con algún mecanismo de medición sobre las falsas alarmas.   El estándar ISO 17359, incluye dentro de sus lineamientos, la necesidad de contar con alguna figura de mérito (indicador) que evalúe la efectividad del proceso de pronóstico/diagnóstico, antes de que sean coordinadas acciones de mantenimiento. A mi entender incluir este procedimiento en el programa tendría el positivo impacto de combatir la falsa alarma.  Es como hacerse la pregunta “¿Estás realmente seguro de tu diagnóstico?” Si la respuesta es: “… mmm más o menos” entonces no debería proceder una acción correctiva.  Lo adecuado en este caso, sería revisar nuevamente todo el proceso de diagnóstico e incorporar nuevos criterios, técnicas o métodos que colaboren a confirmar la hipótesis con un menor nivel de incertidumbre. Por supuesto, para que esto tenga validez, la respuesta a esa pregunta debe darse en términos de un valor objetivo, un indicador que mida tu incertidumbre. 

    En posteriores entregas desarrollaremos un poco más sobre esta figura de mérito y mencionaremos otros estándares que desarrollan más este tema.

    Desarrollado por © EBIZCR.com.
    X